Aún no tienes productos en tu carro.


Mucho se ha discutido la necesidad de apoyar nuestra salud con el consumo de algunos suplementos y se polemiza desde diferentes posturas.

Si todos tuviéramos una dieta adecuada, compuesta por alimentos orgánicos, cultivados en terrenos ricos en nutrientes, con una amplia variedad de alimentos, no sería necesario. Pero la realidad actual es muy diferente, algunos productos denominados alimentos, no solo carecen de nutrientes, sino que bloquean la absorción de los que tratamos de incorporar con la dieta, son altos en azúcar, sal, grasas poco saludables y de altas Calorías.

Los microorganismos (microbiota) que viven en el intestino tienen una relación directa con nuestras funciones cerebrales, inmunológicas, y con la homeodinamia (reacciones orgánicas) de nuestro cuerpo. Estos billones de microorganismos que se alojan especialmente en nuestro intestino grueso son fundamentales para estar sanos y se alimentan de lo que comemos. Si la dieta es inadecuada, se desarrollará una microbiota putrefactiva, que tendrá como consecuencia diversas patologías.

El desarrollo de suplementos alimentarios responde entonces a una necesidad de salud y a una carencia de nutrientes detectada en la población.

La OMS señala que “La carencia de hierro, o ferropenia, es el trastorno nutricional más común y extendido en todo el planeta.”

La UNICEF, plantea que un tercio de la población mundial no puede desarrollar todo su potencial físico e intelectual debido a la carencia de vitaminas y minerales.

Por otra parte, múltiples estudios señalan que adultos y adultos mayores, carecen de ácidos grasos omega tres, Vitamina D, B12, zinc, fibra, entre otros.

El equipo de Ortomolecular Chile, ha realizado una selección de proveedores confiables de suplementos alimentarios, reuniéndose con cada uno de ellos personalmente, solicitando fichas técnicas de los productos, buscando la información que se relaciona con la concentración de sustancia activa, porcentaje y forma de absorción, descartando presencia de colorantes, sustancias alergénicas u otros contaminantes en las cápsulas, separando aquellas con origen vegetal de las de animal para poder ofrecer productos a clientes veganos, Kocher y Halal.